Cómo relajar a un bebé con un masaje | Blog de SKINLOVE ®
¡Oh Joy!
El blog de skinlove
Volver al índice del blog¡Oh Joy!

Mami, ¿me das un masaje?

¡Aún no puede pedírtelo, pero ya lo está deseando! Esa enorme sonrisa y esos ojos traviesos están pidiendo a gritos unos minutos de atención y mimos. Y es que el momento del masaje es un instante para ti y tu bebé. Nadie más entra en esta ecuación.


¿Cómo relajar a un bebé? ¡Prueba con un masaje y asómbrate con sus beneficios! 

Como sabemos que no podrás resistirte, queremos compartir contigo algunos de los beneficios de esta práctica tan recomendada por médicos y pediatras para el desarrollo emocional de tu bebé. ¡Te asombrarás!

·             Mejora el desarrollo neurológico y neuromotor.

·             Estimula el sistema circulatorio y gastrointestinal.

·             Alivia los cólicos y los gases.

·             Ayuda al crecimiento.

·             Fortalece los lazos afectivos entre tu y tu bebé.

·             Mejora la comunicación no verbal.

·             Y (¡por si fuera poco!) los masajes son perfectos para relajar a tu bebé y lograr que concilie el sueño más rápido. Sí, ¡tus horas de descanso están en juego! ;)

 

¿Empezamos con la dosis de mimos?

 

Sólo tienes que encontrar el momento adecuado: después del baño, antes de cenar, o entre 45 minutos y 1 hora después de su toma de alimentos, y escoger una habitación tranquila, con luz suave y temperatura cálida. Todo lo demás viene en el ADN de cualquier mamá o papá. ¡Confía en ti!

 

Si tienes dudas, puedes seguir los consejos y recomendaciones de nuestros pediatras. ¡Aquí van!

 

Antes de empezar, utiliza un aceite para facilitar el masaje. Usa una cantidad suficiente para que tus manos se deslicen suavemente por su piel. ¿Hecho? ¡Empezamos!



 


Paso 1. Tumba a tu bebé boca arriba y comienza a estimularlo con toquecitos en su cabeza, cuello, pecho y abdomen. Al principio pensarás que tu bebé es el más movido del mundo pero ¡ten paciencia! Aunque parezca una misión imposible, no tardará en relajarse y quedarse quieto.

 

Paso 2. Cuando lo veas calmado, empieza a articular sus extremidades. Alterna movimientos de flexión y extensión en rodillas, codos y hombros. Si ves que le gusta (J), puedes probar de realizar rotaciones suaves en muñecas y tobillos.

 

Paso 3. Pasados 2 minutos, llega el turno de las piernas. Realiza suaves caricias por sus piernas hasta llegar a sus pequeños pies y repite lo mismo en la otra pierna durante 30 segundos más. Es una de las mejores maneras de estimular su circulación.

 

Paso 4. Este proceso servirá también para los brazos. Realiza caricias desde su hombro hasta su muñeca durante 30 segundos más.

 

Paso 5. ¿Está encantado verdad? ¡Pues sigue con la sesión de mimos 1 minuto más por su pecho! Coloca tus manos formando un corazón y muévelas hacia los laterales apretando suavemente para mejorar su respiración y aliviar los mocos que pueda tener.

 

Paso 6. Para terminar, pon a tu bebé boca abajo, coloca tus manos en sentido transversal, una hacia un lado y una hacia otro, y realiza suaves movimientos hacia el exterior. ¡El último minuto de relax!

 

¿Fácil verdad? Y para tu bebé serán 15 minutos de atención, mimos y relajación. J 

 

Si aún tienes dudas, hay muchos libros que explican cómo dar masajes a tu bebé. Te recomendamos nuestros favoritos:

·             Manual de instrucciones del bebé  de  Louis Borgenicht y Joe Borgenicht

·             Masajes para tu bebé de Wendy Kavanagh


Nuevo comentario