La piel sensible | Blog de SKINLOVE ®
¡Oh Joy!
El blog de skinlove
Volver al índice del blog¡Oh Joy!

La piel sensible

La piel sensible es un término común utilizado por pacientes y médicos, así como por la industria cosmética, y representa un complejo desafío al que enfrentan los dermatólogos y otros profesionales del cuidado de la piel.

Los pacientes con piel sensible a menudo se quejan de irritación facial grave, ardor y /o escozor después de la aplicación de productos cosméticos, protectores solares y jabones. En muchas ocasiones, esta piel hiperreactiva se asocia a ciertas enfermedades cutáneas: rosácea, atopia, psoriasis, dermatitis seborreica, lupus, etc. Sin embargo, otras veces estas quejas no guardan proporción con los hallazgos clínicos objetivos. Es decir, los pacientes no muestran las características de descamación, rojez o eczemas que se esperarían en los casos inflamatorios o alérgicos.

- La afección suele empeorar debido a condiciones climáticas específicas y puede afectar otras áreas además de la cara.

- En resumen, el síndrome de la piel sensible sería un estado de hiperreactividad a los estímulos ambientales (frío, calor, sequedad ambiental, viento, comidas, etc.), estímulos emocionales o como resultado a la aplicación de ciertos productos tópicos. 

- La prevalencia general de piel sensible es del 30%, existiendo un leve aumento en la población femenina, las personas de piel clara y los jóvenes.


La causa que conduce al síndrome de la piel sensible ha sido objeto de debate, pero la hipótesis principal se refiere al aumento de la permeabilidad del estrato córneo. Existe una relación entre el grosor del estrato córneo, la permeabilidad de la piel y los cambios en esta barrera cutánea que provocan una penetración anormal de los irritantes. Además, los niveles bajos de ceramidas en el estrato córneo se han relacionado con una mayor gravedad de la piel sensible. Este fenómeno se ha relacionado con una hiperreactividad y por una respuesta sensorial anormal.

Delante de un paciente con piel sensible, debemos diferenciar entre los pacientes que tienen alguna enfermedad cutánea asociada (eczema, atopia, dermatitis seborreica, lupus, rosácea, dermatitis de contacto alérgica, etc) y los que no tienen ninguna enfermedad asociada. En el caso de que exista alguna enfermedad cutánea asociada se deberá realizar un tratamiento específico y tanto en el caso de que se asocie a alguna enfermedad como en los que no también será importante prevenir la recurrencia de los brotes con un régimen adecuado de cuidado de la piel.

Como medidas generales para tratar la piel sensible se aconseja:

- Intentar usar el mínimo número de productos cosméticos posibles

- Usar solamente productos que contengan ingredientes puros y que sean libres de fragancias y posibles irritantes

- Usar de forma diaria cremas que ayuden restaurar la barrera lipídica natural

- Evitar el uso de jabones, se aconseja usar geles tipo syndets libres de sulfatos

- Proteger la piel de los cambios de temperatura ambiental, el calor, el frío y la exposición solar

- Evitar tomar alcohol, café y alimentos especiados


Nuevo comentario